miércoles, 14 de septiembre de 2011

Respuesta a la nota "Kirchnerismo: aportes para su interpretación y discusión"

Nota en respuesta a la nota del Compañero Jorge P. Colmán "Kirchnerismo: aportes para su interpretación y discusión"
La nota está muy buena y aporta a este necesario diálogo por el "ser", ya que un mejor diagnóstico nos conducirá a un mejor "deber ser".
Dejando de lado oropeles kantianos de lo que se trata es de entender, militantemente, no sólo en teoría, qué es,  o qué va siendo el kirchnerismo, para poder construir más y mejor.
No coincido con las tesis de "los cuatro peronismos", así que en mi parecer este no es de ningún modo el quinto.
Está enraizado en el movimiento nacional peronista, en los hechos y en las políticas públicas que lleva a la práctica.
Pero hay algo distinto y es que las formulaciones y el discurso hacia el imaginario social y el sentido común son de izquierda nacional.
El kirchnerismo, en su conducción, y en sus núcleos duros ajenos al PJ más o menos clásico que aún no ha revisado el menemismo que supo apoyar y sostener, siendo como lo fué a todas luces el plan del enemigo, está enfrentado, aunque aliado transitoriamente a ese confuso PJ residual. Y eso fué bien de derecha. Eso fué traición, tal como alguno que otro compañero le piden que explique a Antonio Cafiero y otros próceres dudosos.
Esa fase fue posible por el carácter de "conservadurismo popular" de los PJs del interior, en especial los de los dos nortes históricos, y la rémora del discurso "facho" en que se sostienen los aparatos intendentiles del Gran Buenos Aires, qué sobreviven como corchos a los vaivenes de la política macro blindados en su vecinalismo aparatístico, que ES DE DERECHA.
Es falaz que el peronismo se opone a las formulaciones liberales de derecha y de izquierda. Estos restos grotescamente teóricos como las 20 verdades y otros cuentos arcaicos para niños se basan en una limitada y pobrísima formación teórica de muchos dirigentes del aparato pejotista, que comparten con los burócratas sindicales, que no son trabajadores, son mafiosos.
El verso es que los enemigos del peronismo son: la conspiración judeo-masónica, la cuarta internacional,( si se los apura un poquito, dirán la subversión apátrida y atea), más la social-democracia y el liberalismo en general. Este discurso no ve enemigos hacia el ancho campo de la derecha, y no resulta raro que fácilmente pueden coincidir con Macri o De narváez, tal como apoyaron a Menen en su momento.
Sea la porquería que sea la izquierda concreta y estúpida en nuestra patria, la verdad es y hay que decirlo con todas las letras ( al menos entre compañeros) el kirchnerismo es, en los hechos, además de un milagro histórico, DE IZQUIERDA.
Izquierda, en el sentido más político del término. En transformar la realidad. En redistribuir la riqueza, afectando los intereses de la burguesía. Concretamente. No en declamaciones marcianas como las de Altamira y demás estúpidos.
Este camino hacia la izquierda, que empezó con el cuadro de Videla, continúa y deberá continuar so pena de no ser nada. No es posible parar y sostener lo ya conquistado, que es mucho y tabién es poco e insuficiente. Ese sería el principio del fin.
No es cierto que " peronismo será revolucionario o no será nada. El Peronismo fué una revolución en los hechos. Pero el propio Perón lo limitó, y es ocioso debatir si hubiera querido o podido hacer otra cosa, como por ejemplo trascender los límites del sistema capitalista. En lo personal creo que Perón jamás hubiera hecho tal cosa. Es más acompañó con su desmesura de derecha la desmesura  descerebrada  de los jóvenes conversos de los 70s.
El Peronismo nunca se planteó dar el paso cualitativo hacia el socialismo. No en los 50s y de nuevo no en los 70s. Los que sí se lo propusieron fueron los jóvenes de los sectores medios, que proviniendo en gran parte de matrices más o menos gorilas quisieron ver en Perón, al lider revolucionario que los conduciría a la patria socialista. ( La voluntad...).
Los que están conduciendo al Kirchnerismo vienen de ahí. NO DEL PJ. Y son muy pocos. Porque muy pocos somos los que sobrevivimos al genocidio fáctico y sicológico que el bloque hegemónico desató sobre nuestra generación.
Las medidas de gobierno y la gestión de Néstor y Cristina, han sido y son tan potentes, que han permitido encuadrar a la asociación ilícita mafiosa conocida como PJ y obliga a la mafia sindical a permanecer en el corral. Sólo en los movimientos y organizaciones políticas, sociales y sindicales que se gestaron en la resistencia al menemismo y en la crisis del 2001, radica la posibilidad de ampliar la base de sustentación del kirchnerismo. También puede considerarse que pueden tenderse puentes, y de hecho está sucediendo, con las nuevas generaciones del Pj, los de alrededor de 40, que aunque vienen de esa matriz, no son lo mismo. Otrosí cabe para las organizaciones sindicales.
Como se aprecia, el trabajo es mucho, prolongado y difícil. y ni siquiera sabemos si contamos con los recursos para ello. PERO ES IMPRESCINDIBLE.
En base a estas desprolijas consideraciones, y en términos de aportar, me animo, militantemente, a afirmar, que el Kirchnerismo es la superación dialéctica, magmática y todavía confusa, del movimiento nacional peronista, considerado como el hecho central del movimiento nacional, popular y antiimperialista. Superación dialéctica poque se proyecta como una nueva síntesis que contiene en sí los términos de la contradicción que le da origen. Y ESTÁ EN CONSTRUCCIÓN...ESTÁ EN OBRA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Grupo Arturo Jauretche

Entradas populares